Todos cuantos trabajamos en la rehabilitación de fachadas en el Puente de Vallecas, Madrid, estamos obligados a llevar siempre un arnés de seguridad, independientemente de que realicemos nuestro trabajo utilizando andamios o nos descolguemos con cuerdas desde las azoteas, el uso de arneses de seguridad es obligatorio cuando se trabaja a alturas superiores a los ciento ochenta centímetros del suelo.

Hay arneses de diferentes tipos, y no todos ellos se pueden considerar de seguridad. Por ejemplo, el arnés de asiento empleado mayoritariamente por quienes realizamos la rehabilitación de fachadas en el Puente de Vallecas, Madrid, sin emplear andamiajes, nos permite utilizar ambas manos para emplear las diferentes herramientas pero también tenemos que utilizar simultáneamente un arnés de seguridad.

La principal función del arnés de seguridad es impedir que, en caso de que alguien caiga por accidente, la sujeción a una cuerda impida que se precipite al vacío. Sin embargo, al estar sujeto por una cuerda amarrada fuertemente la caída de unos pocos metros puede suponer un fuerte impacto en las zonas del cuerpo en donde esté sujeto el arnés.

Para evitar las lesiones producidas por este impacto los arneses de seguridad constan de diferentes cintas y correas que se sujetan alrededor de los hombros, el pecho, as caderas y las piernas para, en caso de caída, repartir la fuerza de ese impacto entre un mayor número de puntos.

Sin embargo, los arneses con tantos puntos de agarre tienen el inconveniente de que también limitan la capacidad de movimiento por lo que muchas veces se emplean arneses con menos puntos de sujeción.

Para quienes trabajamos en Abyss la seguridad en el trabajo es un elemento esencial.